AUDICIONANDO EN CAMARA

EL TALENTO NO LO ES TODO
4 febrero, 2012
LA EVOLUCION DE LA VOZ
11 febrero, 2012
By @OspinaTM
Siempre hablo de lo importante que es el agregarle un toquecito de personalidad a las audiciones. Cuando vas a ver a un cliente o a un director de casting, es primordial que dejes una buena impresión y que ellos te recuerden entre decenas de personas que entrevistaron ese día.
Todo comienza en el momento de la introducción o “slate”. Es aquí cuando te vas a presentar en cámara, decir tu nombre y el personaje para el que vas a leer. Recuerda siempre hablar claro, fuerte y pausado. Las personas que ven el video, tienen que poder entenderte. Cuida tu postura y tus movimientos; muchas veces no es fácil darse cuenta de los errores que cometemos y solo al verse en una pantalla, se notan problemas muy comunes como el balanceo del cuerpo de un lado otro, el pasarse los dedos por el cabello o la cara repetidamente, el manener las manos entre los bolsillos, etc.
Algunas veces van a hacerte preguntas sobre tu vida, experiencia o hobbies; esto básicamente es para ver tu personalidad. Ten cuidado con lo que cuentas: no digas mas de lo que debes. Por ejemplo nunca toques temas como la política, la religión o algún detalle intimo; esto puede generar discusiones o imágenes distorsionadas de quien realmente eres.
Recuerdo la historia de una modelo que fué a una audición para un comercial de una pasta de dientes. Todos los talentos debían simular estar utilizando el cepillo (por supuesto con una cubierta plástica diferente para cada uno por cuestiones higiénicas).  Ella decidió hacer el comentario frente a los clientes de que eso iba a ser un problema, ya que recientemente había contraído cierta enfermedad contagiosa (¡Y de dudosa procedencia!).
La ropa es muy importante; algunas personas no tienen la capacidad de imaginarse tan fácilmente como te verías de cierta manera si no lo tienen en frente de sus ojos.
A menos de que el cliente lo pida y sea un proyecto especial, nunca lleves puesto nada que tenga dibujos, logos, diseños, pantalones rotos, exceso de accesorios, nada muy revelador, ropa transparente, entre otros. Eso solo conseguirá distraer la atención y quitarle relevancia a tu actuación. Sin importar cual es tu estilo en “la vida real”, yo siempre recomiendo tener algunas piezas a las que llamo “uniformes”. Un par de pantalones khakis, camisas polo, un traje de oficina y especialmente para las mujeres un bikini no tan revelador y un vestido de baño de sola una pieza, etc
Cuando no te dan indicaciones de como ir vestido, ponte algo muy neutral; los talentos deben ser como lienzos en blanco: un día puedes ser el príncipe de la obra y al otro día el mendigo.
Por último, demuestra tu carisma y deja siempre la impresión que eres alguien accesible con quien es fácil trabajar. Recuerda que todo cuenta y algo tan sencillo pero tan poderoso como una sonrisa, puede marcar la diferencia.
¿Necesitas ayuda? Chatea con nosotros