NO SIEMPRE ES CULPA TUYA

LO SUYO ES LA VOZ
2 junio, 2012
Curso de Locución Comercial en Valera
10 junio, 2012
By @OspinaTM
La semana pasada hablaba con un actor amigo sobre algunas de las situaciones que se presentan en las audiciones. A veces se da por hecho que por ser un actor, modelo o locutor con experiencia, no se va a presentar ningún problema y nos extraña escuchar que hubo algún tipo de inconveniente. En primera instancia, siempre se responsabiliza al talento, pero en muchas ocasiones hay factores externos que interfieren.
La pareja con quien te toca interactuar es clave. Si el otro actor no se sabe las líneas, se equivoca muchas veces o no sigue las indicaciones, es muy difícil que la escena salga bien. Muchas veces se debe improvisar y aunque aparentemente esto es mas “fácil”; puede ser un “arma de doble filo”. Recuerdo que uno de los actores que representaba, fué a audicionar para un comercial de televisión y la pareja que le asignaron fue una modelo bellísima. Dentro de la improvisación frente a cámara, ella le propuso que le diera un beso y él al no saber si esto era en serio y hasta donde podía continuar, se asustó y perdió toda la concentración que llevaba.
Los nervios también son un punto básico, ya que junto con el miedo, pueden arruinar tu audición. Es normal tener esas “mariposas en el estómago” (hasta los profesionales con años en el negocio afirman que aún las llevan consigo) pero no puedes dejar que ganen la partida. He visto muchas veces como gente talentosísima, no puede demostrar su personalidad o no pueden ni terminar con el diálogo ya que su mente se queda en blanco.
El director de casting juega un papel primordial en el proceso. En estos años he escuchado innumerables historias en las que algunos han “pecado” por novatos y no han sabido guiar a quien esta el otro lado de la cámara o del micrófono, otros por hostiles con el talento han ocasionado disgustos o muchas veces producto de la falta de tiempo hacen que el afán no les deje obtener lo mejor de quien esta audicionando.
Hace un par de años, enviaron a alguien muy joven e inexperto a escoger a quienes serían lo presentadores de un canal de videos musicales. Al final del día, recibí varias llamadas de quienes asistieron, contándome que no recibieron dirección alguna y que hasta a ellos mismos les tocó armar las luces del estudio. Obviamente la calidad del producto final no fué buena y los clientes que se encontraban en otra ciudad no llamaron de vuelta a ninguno de los entrevistados cuando a mi modo de ver, más de uno de ellos merecía otra oportunidad.
El tiempo puede ser otro inconveniente. En algunas ocasiones el talento debe esperar por horas su turno y el mantener la actitud y el entusiasmo con que llegaron no es nada fácil. Por eso hay que recordar el dicho que dice que “hay que esperar lo mejor, pero estar preparado para lo peor”. Nunca se sabe lo que puede pasar.
No siempre es culpa tuya, pero siempre será tu responsabilidad el reaccionar a tiempo y hacer uso de tu experiencia y tu profesionalismo.
¿Necesitas ayuda? Chatea con nosotros