¿Y QUE HACER CON LAS OPORTUNIDADES?

EL FAMOSO «CROSS-OVER»
17 marzo, 2012
Conversando sobre Locución
24 marzo, 2012
                 
 By @OspinaTM
Hay un dicho que dice que una de las cosas que no se puede recuperar en la vida es una oportunidad perdida; he visto muchas situaciones de la vida real en que eso ha sido cierto. Recuerdo como si fuera ayer, el caso de una de las modelos/actrices que solía representar. A ella le ofrecieron un contrato muy grande para ser la imagen de un canal nuevo de televisión en el cual iba a conducir varios programas. Después de cumplir con todo el proceso de selección decidió no hacerlo y no quiso firmar el contrato un par de días antes del lanzamiento debido a razones personales y sin sentido. A mí todavía me duele el estómago de solo acordarme cuando tuve que contarle al cliente (quien dejó de hablarme por los siguientes 3 años) que había perdido a su estrella principal.
Otra actriz se mudó a Los Angeles  y consiguió una cita con un importante agente de esa ciudad. Ellos estaban muy interesados en representarla… antes de conocerla en persona. Cuando ella llegó a la cita, lo hizo con actitud de “diva” y comenzó su entrevista, dándoles una lista de todos los proyectos en los que no quería participar y todo lo que no quería hacer.
Hace años -un actor que conozco que tiene habilidades histriónicas excelentes pero una actitud que deja mucho que desear-, rechazó una cantidad de dinero muy buena por la filmación de una campaña comercial, alegando que el monto no era suficiente y no le daba la talla… cuando éste no era el caso.
El pensar que “ya vendrán otras oportunidades” no siempre funciona. Es cierto que uno puede lograr todo lo que se propone, pero hay ciertas cosas que requieren una edad y un momento determinado; muchas veces sí es tarde para retomar las opciones.
En mas de una ocasión me tocó hablar por horas con ciertos talentos, tratando de persuadirlos para que aceptaran trabajos, cuando ellos no tenían nada mas en su agenda en ese momento.
A menudo, el rechazar ofertas cierra puertas y aunque la primera propuesta que se recibe no sea la mejor; hay que “romper el hielo” y comenzar a trabajar. Un cliente lleva a otro, un contacto introduce a uno nuevo, etc. Hay que ser selectivo hasta cierto punto; cuando esto se sale del sentido común, hay que reconsiderar las decisiones tomadas. Por supuesto, todo depende de el punto en que tu carrera se encuentre, la dirección que le quieras dar y las condiciones de la oferta.
Por otro lado y como ejemplo, he conocido a más de un actor que ha descubierto sus habilidades para la conducción por haber aceptado otro tipo de proyecto diferente a la actuación.  Así se han construído carreras brillantes en otros campos que les han servido como trampolín para llegar donde ellos querían ir desde el comienzo. El ser abierto de mente, puede mostrarte nuevos horizontes.
Es muy importante tener sueños y metas claras, pero también hay que considerar que una línea recta no es el único camino entre dos puntos; a veces entre curvas también se llega al mismo destino.
¿Necesitas ayuda? Chatea con nosotros